Ordenadores Sinclair: Los equipos asequibles de los 80

Antonio Estruch Miñana

A finales de los años 70, unos pocos visionarios apostaban por que en los hogares hubiera ordenadores de propósito general. Steve Jobs (fundador de Apple) y Bill Gates (fundador de Microsoft) son los más conocidos en parte debido a que sus empresas todavía existen, pero aquí vamos a habalar de Clive Sinclair, un emprendedor inglés que con una gran preocupación en lanzar al mercado productos novedosos con un precio reducido, consiguió que sus ordenadores fueran asequibles para gran parte de la población, y gracias a eso mucha gente tuvo con ellos su primer contacto con el mundo de la informática.

Clive Sinclair: Sus empresas y sus microordenadores

En julio de 1961, Clive Sinclair fundó Sinclair Radionics, donde se desarrollaron y vendieron productos electrónicos con hincapié en un tamaño y precio reducido, empezando por la fabricación de componentes de audio pero sin dejar de lado otros posibles negocios relacionados con la electrónica. De esta manera, aparecieron productos como la calculadora Sinclair Executive, la primera calculadora de bolsillo del mundo, el reloj de pulsera electrónico Black Watch y la mini televisión portatil Macrovision.
A finales de los 70, la compañía atravesaba por una muy mala situación financiera, pues algunos productos no tuvieron buenas ventas ni calidad suficiente, así que la compañía fue en parte nacionalizada para no desaparecer, pero a cambio Clive Sinclair perdió el control mayoritario.

En julio de 1977, Clive Sinclair funda Science Of Cambridge, una compañía donde comienzan a desarrollarse algunos proyectos nuevos que no son aceptados en Sinclair Radionics. En 1978, se comercializa uno de estos proyectos, el Microcomputer Kit 14, un rudimentario microordenador dirigido a aficionados a la electrónica que tuvo muy buena aceptación en gran parte debido a su bajo precio. El siguiente éxito llegó en 1980 de la mano del ZX80, un pequeño ordenador que apenas contaba con 1KB de RAM, pero que su diseño, su bajo precio (100 libras), junto a su fácil uso y aprendizaje, ya que usaba el lenguaje BASIC, permitió acercar al mundo de los ordenadores a mucha gente. Estos éxitos llevaron a Clive Sinclair a orientar sus esfuerzos hacia los microordenadores, así que abandona definitivamente Sinclair Radionics, reorienta los desarrollos de Science of Cambridge hacia los microordenadores, y le cambia el nombre a la empresa creando Sinclair Research, empresa bajo la que sale a la venta, en 1981, el microordenador ZX81, una versión mejorada del ZX80, y en 1982, el ZX Spectrum de 48KB, el equipo que fue el microordenador doméstico nº1 en ventas en Europa en los años 80.

Característcas del ZX Spectrum, por Internautas.tv

A pesar de mejorar y comercializar con éxito el ZX Spectrum+ en 1984, y el ZX Spectrum 128K en 1985, otros proyectos fallidos como el ordenador Sinclair QL y el coche eléctrico Sinclair C5, provocaron que Sinclair Research dejara de ser rentable y en 1986, Amstrad Consumer Electronics, una de sus principales empresas competidoras, la compró, y aunque lanzó al mercado el ZX Spectrum +2 y el ZX Spectrum +3, pronto dejó de vender productos con marca Sinclair. Desde entonces, Clive Sinclair ha seguido emprendiendo con mayor o menor éxito, por ejemplo, en 1988, desde Cambridge Computers, lanzó al mercado ordenador portátil el ZX88, pero ya no conseguiría los éxitos comerciales de antaño.

Emulador ZX80: ¡Pueba cómo era un ordenador en 1979!

Si pulsas una tecla, comprobarás que se escribe una palabra del lenguaje BASIC. De esta manera, conseguían ahorrar RAM porque las sentencias del lenguaje siempre estaban bien escritas y no había que comprobar errores ortográficos. Consulta el enlace al manual de BASIC e intenta hacer algún programa de ejemplo.



Para ejecutar:
RUN — R, INTRO

Teclas del juego:
Izq. — 6
Der. — 8
Disp. — 0

Programas de ejemplo:
ZX80 BASIC manual

Autor: Slava Tretyak

Hardware español: Desarrollo del ZX Spectrum+ y del ZX Spectrum 128

En la actualidad, entre los países de la Unión Europea, hay libre circulación de mercancías, pero esto no era así cuando a principios de los 80 empezaba a despuntar la informática doméstica. Los principales fabricantes de ordenadores estaban en EEUU e Inglaterra, así que los equipos que diseñaban no estaban preparados para trabajar con caracteres propios del castellano (ñ, acentos, …). Para forzar a los fabricantes a introducir la “ñ” y los acentos en los equipos destinados a la venta en España, los gobernantes españoles establecieron mediante leyes, unos elevados impuestos a las exportaciones de ordenadores sin capacidad de trabajar en castellano.

Investrónica, distribuidora oficial de Sinclair Research en España y productora de software para ZX Spectrum, se encargó de diseñar un nuevo ZX Spectrum adaptado a la nueva normativa nacional. No solo había que añadir una tecla con la “ñ” sino que además de otras cosas, había que reprogramar toda la ROM para traducir los mensajes al castellano y, teniendo en cuenta las quejas de los usuarios, se aprovechó para cambiar el teclado de goma del ZX Spectrum original por uno mucho más robusto. El resultado fue el ZX Spectrum+. Después de eso, en 1985, Investrónica propone a Sinclair mejorar aún más el ZX Spectrum y diseña el ZX Spectrum 128K, con más RAM, mejoras en el intérprete de BASIC y un mejorado chip de sonido. Investronica realizó el trabajo, y en septiembre de 1985, se puso a la venta el primer microordenador doméstico que se comercializó en España antes que en cualquier otra parte del mundo, siendo un éxito en ventas en esas navidades en España.

A mediados de 1986, Amstrad Consumer Electronics compra Sinclair Research, lo que tuvo como consecuencia que, a pesar del buen trabajo, Investrónica tuviera que abandonar el desarrollo y distribución de productos Sinclair, ya que a partir de entonces la distribuidora oficial de productos Sinclair sería Amstrad España. Hoy en día, Investrónica es una empresa dedicada al diseño, fabricación y comercialización de productos informáticos y de electrónica, y cuenta con una marca de ordenadores propia: Inves.

Software español: Influencias del ZX81 y ZX Spectrum

Sinclair trató de universalizar la informática realizando productos pequeños, simples y baratos. No solo consiguió eso, sino que permitió a jóvenes con ganas de aprender, trabajar y emprender, pasar de ser aficionados a ser referentes en la industria mundial del videojuego en los años 80. Hoy en día, es relativamente sencillo conseguir software a través de Internet, pero en los 80, era muy difícil encontrar software para microordenadores. Si a las dificultades por encontrar software añadimos que el fabricante de microordenadores suministraba junto con el equipo un completo manual de programación en BASIC, obtenemos que en muchos jóvenes se despertó el gusto por desarrollar sus propios juegos para entretenerse o entretener a los amigos, aprendiendo a programar con listados y cursos de revistas especializadas, enciclopedias o libros con numerosos ejemplos.

Anuncio RUN: La enciclopedia práctica del Spectrum

El ZX Spectrum fue la primera experiencia con ordenadores para un grandísimo número de personas, por lo tanto, es muy grande el número de los actuales profesionales de informática que se iniciaron con él. Pero en los 80, hubieron unas personas con más inquietudes que las demás, y con trabajo y dedicación, crearon en España una industria del videojuego que sólo sería superada en Europa por la Inglesa. La revista MicroHobby fue un referente en la época ya que además de hablar de videojuegos, contenía cursos de programación y el código fuente de pequeños juegos que otros lectores creaban y enviaban a la revista. Tecleando y tecleando, los lectores se adentraban en el mundo de la programación y creación de videojuegos, de tal forma que esa época recibe el nombre de “Edad de Oro del Software Español” gracias a la calidad y cantidad de juegos desarrollados por nuevas empresas como Made In Spain, Zigurat, Topo, Dinamic y otras.

Edad de Oro del Software Español, inicios, empresas, juegos. Por Internautas.tv

Desarrollo de juegos para ZX Spectrum, ayer y hoy

Aunque BASIC es un lenguaje sencillo, prácticamente la totalidad de los juegos comerciales estaban realizados en lenguaje ensamblador, mucho más rápido que el BASIC, pero muchísimo más complejo porque además de tener una sintaxis complicada, exigía conocer el funcionamiento interno de la máquina (registros, mapa de memoria,…). El lenguaje ensamblador es un lenguaje de bajo nivel, o sea un lenguaje muy dependiente de la máquina donde funciona, lo que provocaba que hacer una versión de un juego de ZX Spectrum para otro microordenador diferente de la época no fuera una tarea fácil, aunque no era imposible. En España, el ordenador más popular era el ZX Spectrum. Además, era el más limitado de los ordenadores de la época, de forma que muchos juegos se programaban en ZX Spectrum en un principio para ZX Spectrum y luego eran “portados” a otros equipos superiores, pero sin hacer uso de esas características superiores. Pese a estas y otras dificultades, cada compañía perfeccionaba cada vez más su forma de trabajo y conseguía productos de mejor calidad y aumentaban su productividad de diversas formas, como reutilizando rutinas entre juegos.

En la actualidad, aún hay personas que desarrollan juegos para ZX Spectrum y otros ordenadores de la época pero generalmente lo hacen de manera muy diferente a como se hacía en los 80. Vamos a poner de ejemplo el juego Phantomas en el Museo hecho por Mojon Twins en 2012, ya que además de tener licencia copyleft, el creador pone a disposición de todo el mundo el código fuente del juego. Para empezar, utiliza un PC para realizar los programas, y las pruebas las realizan en un emulador, donde es mucho más fácil depurar programas, y aunque todavía se hace uso del ensamblador para alguna rutina crítica, utiliza un compilador cruzados de C, el Z88DK, junto con unas librerías para el manejo de gráficos e incluso un framework llamado “La Churrera” que simplifica diversas tareas del proceso de desarrollo del juego. Cuando el juego funciona correctamente, se graba en un dispositivo externo y se prueba en un equipo real, si todo funciona, se da por finalizado.

Hoy por hoy, la industria del videojuego se parece poco a la de los años 80 ya que la complejidad y potencia de las máquinas actuales exigen un alto grado de profesionalidad, capacidad de trabajo en equipo y creatividad. Una de las personas que mejor conoce la diferencia entre la industria del videojuego de los 80 y la actual es Victor Ruiz, fundador de Dinamic en los 80 y, tras su desaparición, fundador de FX Interactive, empresa que todavía persiste y es creadora de juegos como Imperium y Runaway.

Victor Ruiz, cofundador de Dinamic, habla de sus inicios e introduce el tema del desarrollo actual de videojuegos, resumen de Los Oficios de la Cultura – Diseño de videojuegos